MI VIDA CON POETAS


Estamos abrazados en mitad de la calle. Noche de sábado en cualquier esquina de la Plaza Mayor. Entorpecemos el tráfico con nuestra torpeza para la corrección. Míranos. Si existiera una imagen del universo anterior al Big Bang, sería así: una extraordinaria concentración de energía retroalimentándose con consecuencias imprevisibles. Deshacer el abrazo dará origen a nuevos sistemas. Enormes ojos que centellean, risas que no se apagan, series de sueños recurrentes, música obstinada y palabras que se persiguen como espías por los andenes. No estamos preparados para girar en órbitas regulares, de ahí esta propensión a arder y quemar, a fundirnos como bólidos en la noche.